El resumé que precede el encuentro debe estar impecable
Claves para una buena entrevista de trabajo


Conseguir un buen trabajo, con un sueldo estable y justo, acompañado de beneficios vitales como seguro de salud o aportes de jubilación es prioridad número uno y muchas veces la clave para encontrarlo es saber cómo presentarse y conducirse en la entrevista que se hace con el empleador, pues esa impresión complementa codo a codo el resumé enviado.

"Hay que pensar como empleador no como empleado cuando se va a la entrevista", afirma Al Sinclair, Gerente General de la agencia de empleo Home Services y conferencista experto en el mercado laboral. "Actitud y presentación es fundamental. No importa cuánta experiencia tenga la persona, si el resumé llega con errores ortográficos yo lo descarto de antemano. El refrán que dice que 'la primera impresión es la que vale' funciona completamente en la primera entrevista, que no olviden eso los que buscan empleo".

Hada Morales, Coordinadora de Información en español de South Florida Workforce da a El Paracaidista una lista de consejos concretos, simples y muy útiles que cualquier potencial empleado debe saber antes de la entrevista:

  1. Lo que llega primero es el resumé, que sea impecable, no hay que rellenar con datos innecesarios o mentir, ya que los empleadores van a comprobar todo lo que allí se dice.
  2. Prepararse para la entrevista con conocimiento de causa, buscar información sobre la empresa que interesa, bucear en el website, hablar con propiedad cuando se enfrente al empleador. Hay que conocer las expectativas de la empresa, analizar el anuncio (de trabajo).
  3. La actitud es fundamental, buena presencia, buena ropa. A veces es mejor invertir algo de dinero en un traje o un par de zapatos, porque esa es la primera impresión. Junto con eso tener el cabello y las manos arregladas, pequeños detalles que pueden hacer que lo contraten o lo descarten.
  4. Cómo se entra a la oficina, cómo se saluda o se da la mano son datos que hablan de la persona que busca el empleo.
  5. Presentarse con lápiz y libreta, tomar nota de datos que el empleador brinda durante la entrevista, todo eso deja entrever una actitud positiva para el trabajo y un gran interés.
  6. Entrenarse con el inglés, aunque sea un empleo que no lo requiera. Eso ayuda a dejar de pensar como desempleado y pensar como empleado desde el momento en que se los llama para la entrevista.

"Muchas veces vale la pena hasta pagar a una empresa para que haga el resumé. Yo como empleador me fijo mucho en eso y cuando tengo más de 100 potenciales empleados sobre la mesa lo primero que analizo con rigor es esta hoja de vida. Eso es como un espejo de lo que la persona es. Muchas veces he empleado o por lo menos llamado a alquien a la entrevista porque en el resumé tiene un lenguaje impecable y riqueza de vocabulario. El otro tema es la vestimenta, no lleven nada que llame la atención en la ropa. Un vestido con una flor en el ojal quita la atención de la persona que habla y la lleva a ese complemento cuando lo que se busca es que el empleador ponga toda la atención en lo que entrevistado dice, eso distrae y hace perder tiempo", aconseja Al Sinclair.

Al salir de la entrevista y con el pasar de los días se incrementa la ansiedad por saber el resultado: "¿me habrán escogido o no?" y muchos aspirantes no saben qué es apropiado hacer en el mercado laboral estadounidense, ante tal incógnita.

Carol Kahn, experta ex-reclutadora de empleo del programa Working Solutions (ya cerrado por reducción de fondos en presupuesto del estado de Florida) que asistía a personas mayores de 35 años desempleadas o sub-empleadas, en el condado Miami-Dade, tiene una respuesta clara: "Llamen a sus empleadores una vez que le han dejado el resumé, pregunten por el estatus de su caso. Eso no demuestra desesperación sino interés. La gente que viene de fuera tiene que entender que este mercado es enorme y que hay muchos detrás del mismo puesto. Hay que hacerse oír y preguntar siempre con buena educación. Ser amables y no expresar frustración si les dicen que no han sido elegidos, ya vendrá otra oportunidad mejor".

Recuerde que para trabajar en este país, si no se es ciudadano, residente permanente (con green card), asilado o con algún estatus especial se requiere permiso de trabajo, una visa de trabajador temporal, es decir un documento emitido por el US Citizenship & Immigration Services que les autorice a laborar en Estados Unidos. Indefectiblemente, cuando les consideren para contratarles, les pedirán su tarjeta de Seguro Social y prueba de que pueden trabajar. Ver más
información en "Visas que permiten trabajar en EEUU".

Algunos sitios para preparar el resumé online con guía, ejemplos y recomendaciones:


Foto: Archivo

Por: Ira Guevara

Mayo 2016



Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.