Resguardos que tienen por ley quienes rentan casa o apartamento
Contrato de alquiler protege al inquilino

Existe en Florida una legislación protectora de ocupantes y dueños de propiedades donde se estipulan los basamentos de la relación entre ambos. Es el Florida Residential Landlord and Tenant Act de los Estatutos de Florida, y conviene revisarlo si hay dudas al firmar un contrato de renta o el casero no ofrece un documento por escrito, para poder saber los derechos garantizados y la importancia de tener un acuerdo firmado.

La Ley Residencial del Arrendador y el Inquilino de Florida, que se encuentra bajo el Título VI dedicado a Civil Practice and Procedure (Práctica Civil y Procedimiento), específicamente en el capítulo 83, en la parte II "Residencial Tenancies" (Inquilinato Residencial) de los Estatutos de Florida, el cuerpo de leyes estatales que arropa y rige a todo el estado, puede leerse en inglés en: www.flsenate.gov donde se debe escoger "Statutes & Constitution" y luego hacer clic en "View Statutes" (en inglés). También puede conseguirse una copia en la biblioteca pública más cercana. Esta ley regula a quien vive alquilado y a su casero.

Lo crucial para protegerse a priori es tener un contrato por escrito que incluya las provisiones contenidas en la ley y revisarlo muy cuidadosamente para que no haya sorpresas más tarde. "Quieres ver allí muchas cláusulas protectoras", declara a nuestra publicación Brad Ashwell, Defensor de la Democracia y del Consumidor del capítulo de Florida del Public Interest Research Group (PIRG, Grupo de Investigación del Interés Público), desde su sede en Tallahassee. Esta entidad desarrolló un manual que explica y resume la legislación de inquilinato y da consejos y herramientas para la protección del arrendatario en situaciones de fricción con el casero. Se titula Renter's Rights Handbook (en inglés - www.floridapirg.org/home).

Para comenzar con buen pie, Ashwell aconseja tomar fotos con un testigo presente de las condiciones en que se recibe el apartamento o casa "para que luego no les culpen, por ejemplo, de haber arruinado una alfombra que ya estaba en malas condiciones y les cobren por eso".

Sobre el lease o contrato este experto exhorta a revisarlo con lupa para mirar cualquier provisión que pueda tener consecuencias negativas como "rent may increase" (la renta puede aumentar) sin que diga en qué cantidades, en qué períodos, si es por año o por aumento de impuestos y sin que especifique el tiempo de antelación con que tiene que ser notificado el inquilino sobre eso.


Diana Del Pino, a cargo del trabajo social y manejo de casos de Colombian American Services Association (CASA), agencia de apoyo a la comunidad inmigrante con sedes en Miami-Dade, Broward y Washington, DC, cuenta a El Paracaidista "que la gente que no tiene sus documentos en regla o está en proceso de obtenerlos piensa que no tiene derechos y siente temor de acudir a organismos legales que le permitan hacer valer sus derechos como arrendatario o frente abusos de las administraciones de los condominios y todo es debido a falta de información. La gente tiene que educarse, no firmar documentos sin saber a qué se compromete, no acceder a peticiones de los 'landlords' [arrendadores] que no saben si son legales o no, la clave es tener educación y eso parte de uno". Por esto es muy recomendable hacer revisar el contrato con un abogado o por alguien que sepa, sobre todo si no se maneja muy bien el inglés.

Hay que conocer las leyes para saber actuar adecuadamente y no cometer errores que pudieran ser luego costosos y desfavorecedores. Por ejemplo, uno de los fallos más comunes de un inquilino harto y molesto porque no le han arreglado una tubería o gotera que tiene un bote de agua constante es decidir suspender el pago de la renta. Pero esto es una infracción al contrato, explica Ashwell, y la manera correcta de retener el pago de forma legal es primero enviándole notificaciones fechadas por escrito al casero que deben ir por correo certificado con acuse de recibo, o hacer que firme en persona la carta y quedarse con una copia que indique que la recibió exigiendo la reparación del inmueble. "No aceptar lo que le diga por teléfono que le haga pensar que sí lo va a arreglar y que todo está bien", advierte. Si el landlord no responde ni hace nada, entonces hay que enviarle una notificación siete días antes de que se venza el pago de la renta indicándole al propietario que el pago del alquiler será depositado en la Corte. Si no hay reacción para la fecha en que debe pagarse la renta, entonces dirigirse a la Corte y decir que quieren depositar allí el monto, porque tienen una disputa con el arrendador, y el pago debe ser puntual. La Corte les da esa opción.

"Es siempre preferible tratar de arreglar las cosas antes de resolver ir a la Corte y usualmente es mejor que hablen con un abogado", indica Ashwell. "En nuestro manual pueden encontrar cómo enviar las notificaciones al casero, si no repara un hueco en el techo, y decirle que le van a retener la renta hasta que lo arregle, por ejemplo, o cómo hacer una notificación adecuada de terminación de lease". Deben pedir las respuestas del landlord por escrito y firmadas por él.

Otra medida de presión que funciona muchas veces, según el especialista de Florida PIRG es llamar al departamento de Code Enforcement (cumplimiento del código) de la municipalidad o condado, según cuál prevalezca o tenga jurisdicción directa en la zona. "Si Code Enforcement viene a ver el problema le puede hacer pagar una multa al casero y también puede rastrear un patrón de comportamiento de no mantenimiento de un complejo, lo que acarrear problemas legales".

Ante cualquier duda y para protegerse lo mejor es recurrir a un abogado, ya sea a través de una organización de ayuda a la comunidad o mediante el servicio de referidos del la Florida Bar Association (Colegio de Abogados de Florida) para recibir orientación o hasta contratar sus servicios de representación en la Corte.
Aunque se trata de un litigio civil que el inquilino puede llevar adelante por su cuenta, los arrendadores cuentan siempre con buenos abogados para defender su parte. Si el reclamo se lleva a una corte civil, quien gane el caso recobrará los costos de juicio, corte y honorarios de abogados que haya gastado y serán pagado por su contraparte, indican los estatutos.

Adónde acudir por ayuda
La Florida Bar Association ofrece servicios como teléfonos de referencias y una gran variedad de respuestas a preguntas básicas en temas legales: T + 850- 561-1200, una guía en inglés puede ser pedida por teléfono o vía carta a The Florida Bar (Colegio de Abogados de la Florida), Call-A-Law Program, 651 E. Jefferson Street, Tallahassee, Florida 32399 y que envían por correo normal. También tienen un servicio de referencia de abogados para asegurar a los clientes que el profesional que lleva el caso está registrado en el colegio. Llamar al T + 1-800-342-8011. Dan esta información en un folleto por correo si se pide a Consumer Pamphlets, The Florida Bar, 651 E. Jefferson Street, Tallahassee, Florida 32399-2300. Este servicio de referencia también incluye un programa especial para personas de bajos recursos, ancianos, personas con discapacidades o con Sida. Si se califica para el programa entonces se reciben 30 minutos de consulta sin cargo con abogados del colegio. Para información de este programa hay que comunicarse con T + 1-800-342-8011.


Por: Ira Guevara


Foto: Archivo

Febrero 2018




Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.