Cambios en políticas migratorias de Biden


Desde el 1ro. de febrero de 2021 entran en vigencia una serie de lineamientos por decreto del presidente Biden para aliviar la presión de las ásperas políticas migratorias de la anterior administración y para dar tiempo de revisar el estado actual de las mismas.

Ocho órdenes administrativas cambian rápidamente el escenario migratorio. Por ejemplo, de darle prioridad a deportar a todas las personas indocumentadas, ahora sólo tres grupos se individuos se consideran al tope:

1- Sospechosos de terrorismo o espionaje.

2- Quienes ingresaron a Estados Unidos después del 1 de noviembre de 2020 (y que llenen los requisitos para ser deportables).

3- Aquellos condenados por un “delito grave con agravantes” que sean liberados de la custodia penal después del 20 de enero y que ICE considere amenaza para la seguridad pública.

Siguiendo la orden presidencial del 20 de enero de 2021, el Department of Homeland Security (DHS) emitió un memorando que pide al U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE) que detenga de inmediato todas las deportaciones durante 100 días, mientras el DHS revisa e investiga su proceder.

Esta orden fue parcialmente paralizada por un juez federal en Texas el 26 de enero de 2021, quien puso restricción a parar las deportaciones y se mantiene en litigio en espera de nueva sentencia.

Sin embargo, el resto de las órdenes siguen su curso hasta el momento. La prohibición de viajes a Estados Unidos y emisión de visas a nacionales de ciertos países musulmanes y africanos ha sido abolida.

Prohibición de visas por pandemia

También ha ordenado una revisión de la prohibición de obtención de visas de inmigrante por motivos de la pandemia que está vigente hasta el mes de marzo de 2021.

Esta última fue emitida por la administración de Trump aludiendo a una protección al mercado laboral estadounidense fuertemente contraído por la crisis sanitaria y denegaba la posiblidad de recibir una visa de inmigrante basada en empleo o petición familiar a extranjeros que se encontraban fuera del país.

Esta medida no aplica a quienes ajustan estatus estando ya dentro de Estados Unidos. Tampoco a cónyuges e hijos menores de ciudadanos estadounidenses, ni a miembros activos de las Fuerzas Armadas estadounidenses y sus familias.

Quedan exceptuados asimismo los inversionistas bajo el visado EB-5, traductores iraquíes y afganos (y sus familias) que ayudaron a militares estadounidenses. Y finalmente, las personas que obtengan visas basadas en empleo como médicos, enfermeros, trabajadores de la salud, investigadores médicos, o cualquier otro trabajo que el DHS considere esencial para combatir el coronavirus. Y aquellos inmigrantes que sean considerados de interés nacional o ayuden a cumplir importantes objetivos de cumplimiento de la ley estadounidense.

Protección a DACA

Una de los mandatos más celebrados es la preservación de DACA. El fiscal general y el DHS recibieron instrucciones presidenciales para preservar y fortalecer el programa el Deferred Action for Childhood Arrivals que actualmente protege a los “dreamers”, jóvenes que estaban fuera de estatus y que les permite estudiar con tarifas de residentes y trabajar, aunque sin un camino a la residencia permanente.

Las medidas incluyeron también un procesamiento expedito y acceso extendido a residencias permanentes a nacionales de Libia, bajo la ley de Justicia de Inmigración a Refugiados Libios, dándoles asimismo una extensión al Deferred Enforced Departure (Salida Obligatoria Diferida).

Se para el muro

Otra moción aplaudida por muchos, y rechazada por otros, es la proclama que le pone fin al estado de emergencia en la frontera Sur con México y ordena ponerle pausa a la construcción del muro. El gobierno de Biden estima revisar contratos, fondos y diseñar un plan para redirigir los recursos asignados a esta división física fronteriza.

Contar a indocumentados

En el censo realizado en 2020 se estaban dejando fuera del conteo a los inmigrantes indocumentados, según instrucciones del gobierno de Trump, y la nueva orden de la administración demócrata es que se cuente a todos los residentes sin importar estatus migratorio.

Políticas en frontera mexicana

Otro importante cambio para aspirantes de asilo que llegan por la frontera Sur de Estados Unidos vía México es la no exigencia a inscribirse en el programa “Remain in Mexico” o permanecer en México mientras se procesa su petición. Esto se realizaba bajo el Migrant Protection Protocol, pero no revoca su validez a quienes ya están bajo ese programa.

Ver también:
Deportación: mitos y realidades.
Suspenden nuevas visas laborales y emisión de green cards.
Abren chequeo online de casos de asilo.

Por: Redacción de El Paracaidista

Fuentes: DHS, ICE, USCIS, White House, American Immigration Council

Foto: Archivo

Febrero 2021

 

Comentarios en Facebook

Comentarios en Facebook
Share via
Copy link
Powered by Social Snap