La comunidd debe involucrarse al máximo para lograr legislación
Reforma de salud: ¡hay que participar!

La pelea por una reforma de salud que incluya o no una alternativa de cuidado médico administrada y vigilada por el gobierno de EEUU es una guerra frontal entre la ciudadanía estadounidense, las compañías de seguros y el Congreso en el medio. Las aseguradoras están gastando casi $700 mil diarios en calbideo a senadores y representantes para que no se incluya la opción pública en el proyecto de ley. Pero 65% de los estadounidenses encuestados están de acuerdo en que un plan manejado por el gobierno debe ser parte del bill para que bajen los precios y se acabe la crisis en el sistema actual de salud.

¿A quién escuchará el Congreso? ¿A la ciudadanía que representan o a los intereses de empresas multimillonarias que desde 2007 han gastado $585.7 millones en cabildeo y contribuciones a campañas políticas? Esta cifra fue proporcionada en un informe publicado por Public Campaign Action Fund (PCAF) el 15 de septiembre de 2009, una entidad sin fines de lucro y apolítica que vela por la transparencia en las contribuciones a campañas políticas y al mejoramiento de las leyes en ese sector, desde su sede en Washington, DC. Solamente en la primera mitad de 2009 las empresas de seguros y HMO gastaron $126.4 millones tratando de influenciar las políticas públicas y oficiales electos.

“Los intereses de las aseguradoras y HMO [Health Maintenance Organizations, Organizaciones de Mantenimiento de la Salud] están peleando contra la reforma de cuidado de salud con cientos de millones de dólares", comentó David Donnelly, el Director Nacional de Campañas de Public Campaign Action Fund (Fondo de Acción de Campaña Pública). “¿Por qué hay tantos en el Congreso dispuestos a escuchar a una industria que está gastando decenas de millones cada mes en política, en lugar de bajar el costo de sus pólizas o ayudar a encarar los costos del cuidado de salud? Ellos necesitan el efectivo para pagar por sus campañas [los políticos]. Y por eso necesitamos que el Congreso esté fuera del juego de recaudar fondos, lo que puede ocurrir si el Congreso adopta la ley de Elecciones Justas Ahora [Fair Elections Now Act - H.R. 1826, S. 752, propuesta introducida en el Congreso]".

Según el Center for Responsive Politics, citado en el comunicado de PCAF, los intereses de las aseguradoras se ven representados por 875 cabilderos inscritos que defienden sus inquietudes en Washington, D.C. y las HMO tienen, dice, 920 cabilderos registrados, para una cifra total de 1.795 profesionales que ejercen influencia en la puesta en marcha de políticas públicas. Y de acuerdo a un estudio difundido a principios de este año por Common Cause (Causa Común), otra organización sin ánimo de lucro establecida en la capital de EEUU, que representa y defiende a la ciudadanía y señala la responsabilidad de los funcionarios del gobierno sobre todo tema de interés público, la industria del cuidado de salud junto a las empresas de seguros estuvieron gastando unos $1.4 millones por día en el primer trimestre de 2009 para influenciar el proyecto de reforma.

Por otro lado, la encuesta nacional más reciente realizada por The New York Times/CBS News Poll, entre el 19 y el 23 de septiembre de 2009, encontró un sólido respaldo del público a la opción de una sistema de seguros administrado por el gobierno que competiría con las compañías de seguros privadas. Un 65% de los encuestados respondió estar de acuerdo con "la opción pública" como se le conoce, dentro de la ley de reforma y sólo 26% estuvo en contra (9% no sabía o no respondió). Un 51% respondió que el gobierno debería garantizar un seguro universal para todos los estadounidenses (ver resultados completos (inglés):http://documents.nytimes.com/new-york-times-cbs-news-poll-confusion-over-health-care-tepid-support-for-war#p=15).

¿A quién escucharán los congresistas en cuyas manos está la responsabilidad de aprobar o no una reforma de salud comprehensiva, abarcadora y realmente beneficiosa para la gente?

El proyecto de ley de reforma de salud podría estar en el pleno del Senado para su discusión y votación para la segunda semana de octubre de 2009. Es urgente que el público se haga oír más allá de las encuestas. Es preciso tocar a las puertas de los representantes de la ciudadanía en el Capitolio.

Hay varias campañas que se pueden acceder vía Internet para participar y apoyar una reforma de salud abarcadora. Es crucial la intervención de toda la comunidad por medio de llamadas, cartas, faxes y mensajes de correo electrónico.

El National Council of La Raza, entidad con sede en Washington, D.C., lanzó por email un pedido para velar por los derechos de los inmigrantes y su inclusión como beneficiarios de la reforma de salud, el 30 de septiembre de 2009, cuando el Comité de Finanzas del Senado se encontraba discutiendo un proyecto de ley y ciertas enmiendas. Exhortaron a las personas a llamar a las oficinas de sus senadores y decirles:

1. Immigrants must have access to affordable health care. They work, pay taxes, and are raising families; they should not be barred from accessing the health care exchange by waiting periods or other obstacles. En español: los inmigrantes deben tener acceso a un cuidado de salud costeable. Ellos trabajan, pagan impuestos y levantan a sus familias; no se les debe prohibir el acceso al "intercambio de cuidado de salud" (término usado para la opción pública, para quienes deseen comprar seguro a precios competitivos) con períodos de espera u otros obstáculos.

2. New verification requirements will hurt U.S. citizens and immigrants alike and are costly, unnecessary, and burdensome. Undocumented immigrants are already barred from health care and Medicaid subsidies. Oppose new onerous verification measures! En español: los nuevos requerimientos de verificación lesionarán a los ciudadanos estadounidenses y a los inmigrantes por igual, y son costosos e innecesarios y una carga. Los inmigrantes indocumentados ya están excluidos del cuidado de salud y los subsidios del Medicaid. Opóngase a nuevas medidas de verificación onerosas (costosas).

Este es un ejemplo de medidas rápidas, con frases precisas que pueden ser usadas por quienes estén de acuerdo con la aprobación de una verdadera reforma de salud. Vale la pena entonces apegarse a estas campañas que ya han recorrido camino en investigar las medidas que se están considerando para agilizar la acción, aunque es perentorio también que cada quien llame a sus dos senadores y a sus representantes en la Cámara baja y les exprese cuanto antes el deseo de que apoyen una reforma comprenhensiva, que incluya una opción pública y que incluya a los inmigrantes.


- www.healthreform.gov es el sitio oficial del gobierno sobre la reforma de salud (inglés, con opción de ciertos contenidos en español).

- www.allhealth.org es un grupo independiente y apolítico que ofrece información, dicen, imparcial, sobre la reforma de salud.

- www.moveon.org tiene un centro de acción para la reforma de salud que incluye la opción pública (en inglés).

- www.nclr.org/content/policy/detail/52293/ del National Council of La Raza contiene un centro informativo sobre la reforma de salud y opciones para participar en las alertas por email para hacer llamadas o envíos de mensajes al Congreso.

- www.immigrationpolicy.org agrupa puntos de vista, presenta reportes y tiene una línea de acción sobre políticas que tienen que ver con los inmigrantes.

- http://immigrationimpact.com es un site del Immigration Policy Center con datos de cuál es el impacto de los inmigrantes en Estados Unidos y tiene un apartado sobre la reforma de salud.

- www.gethealthreformright.org representa a un grupo de compañías y agentes de seguro que rechazan la opción pública.

El número de la central del Senado es en inglés: 1-866-974-8813 y en español: 1-866-584-3909.

Es vital informarse y comparar las distintas posibilidades de reforma para participar en la discusión, armado de propuestas y final aprobación de un nuevo sistema de salud nacional que realmente beneficie a la ciudadanía y no siga privilegiando los intereses de las grandes empresas aseguradoras, farmacéuticas y redes hospitalarias a expensas de la población estadounidense. Siga de cerca la cobertura y contacte a sus representantes (vea cómo aquí: www.elparacaidista.com/immi/immi_poderciudadano.cfm) para proponerles opciones y pedirles que rechacen o apoyen medidas.

Lea también: Reforma de salud: el estado actual del sistema que publicamos recientemente.



Foto: Archivo

Oct 2009


 



Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.