30 días será el tiempo común a otorgarse con visas B-2
Vienen nuevas regulaciones para visitantes

De acuerdo a un comunicado emitido el pasado 10 de abril por el Servicio de Inmigración y Naturalización para aclarar las nuevas reglas propuestas a aplicarse en torno a el tiempo de estadía que será autorizado a visitantes temporales con visa B-2, el Comisionado de esta entidad, James Ziglar, explicó que la sugerida admisión de turistas por 30 días será determinada por el oficial del INS según los argumentos que el visitante exponga al momento de entrar a Estados Unidos. Quiere decir que los turistas no estarán limitados a una estancia máxima de 30 días si son capaces de probar, y ésta será su responsabilidad, que la naturaleza y propósito de su viaje de placer amerita quedarse más tiempo. Entonces el inspector del INS determinará el otorgarle un tiempo de estadía que sea “justo y razonable para que se cumpla el propósito de la visita”, detalla el comunicado.

El INS expresó que comprende que muchos turistas están acostumbrados a vacacionar por largos períodos de tiempo en Estados Unidos y que algunos incluso poseen propiedades en el país para ese fin.

Por tanto será tarea del visitante el poder demostrar con argumentos creíbles que necesita un tiempo mayor a 30 días para llevar a cabo su viaje de placer y en esa circunstancia, el agente le dará un lapso de estancia acorde. Sólo en caso de que el visitante no pueda justificar un tiempo mayor a los 30 días, el agente le dará como máximo un mes (antes daban generalmente seis meses en estos casos), aunque podría darle menos tiempo si lo considera pertinente.

Asimismo, las extensiones de estadías de visitantes de negocios y turistas (B-1, B-2) tendrán que justificarse muy bien y deberán ser razones de peso de tipo humanitarias inesperadas
o urgentes (tratamiento médico o que no se hubiese podido completar el propósito del viaje de negocios). Los aspirantes a extensión deberán proporcionar pruebas de solvencia económica para mantenerse en Estados Unidos el tiempo pedido (estados bancarios de su país, por ejemplo) y demostrar que tienen residencia y lazos en el país donde viven. El lapso máximo de extensión se prevee en seis meses y no un año como estaba establecido anteriormente.

De hecho, en la propuesta de enmienda de sus regulaciones para estas visas tipo no inmigrante, el INS propone reducir el tiempo máximo de admisión de portadores de visado B de un año a seis meses (el tiempo máximo que una persona bajo esas visas puede pasar en Estados Unidos cada año).

Cuando se activen estas nuevas regulaciones, los extranjeros que deseen cambiar de estatus dentro del país de B (visitante) a estudiante F (académico) o M (vocacional), deberán haber notificado su intención de estudiar en Estados Unidos al momento de entrar al país con la visa B.

A partir de la fecha de aprobación de esta nueva regulación, no podrán iniciar estudios en Estados Unidos personas con visas B-1, B-2, pues tendrán que esperar que se les apruebe el cambio de estatus a estudiantes, trámite que el INS promete completar de forma expedita. Esta regla no se aplicará a quienes ya estuvieran en Estados Unidos con estatus B-1, B-2 al haberse regido por las reglas vigentes al momento de su ingreso.

“Adicionalmente, esta regla no prohíbe a individuos admitidos bajo otras visas tipo no inmigrante a cambiar de estatus [dentro de Estados Unidos]”, finaliza el comunicado.

Estas regulaciones propuestas están sujetas a comentarios por parte del público y distintas entidades. Una vez revisadas y aprobadas serán publicadas para su aplicación.


Foto: Archivo

Dec 2006







Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.