Organizaciones pro-inmigrantes presionan al Congreso y al Presidente
La resurrección de la reforma migratoria

Con la nueva administración entran en juego otras ideas y metas. Se refresca el panorama y cambian los protagonistas, así como los puntos de vista sobre temas tan candentes como la reforma migratoria rechazada en 2008 y que ahora vuelve con fuerza a todas las mesas de discusión con la esperanza de una pronta aprobación o el deseo de su muerte segura.

El país sigue dividido. La presión de los inmigrantes que requieren arreglo de sus situaciones familiares y de trabajo sigue aumentando. Las redadas y deportaciones masivas han quebrado a las familias de extranjeros compuestas por ciudadanos, residentes permanentes e indocumentados, todos bajo un mismo techo y producto de leyes de inmigración poco ajustadas con la realidad. La crisis económica arrecia y clama la mayor atención de los legisladores. Pero un fuerte grupo de defensores de la reforma sigue empujando el movimiento y se hicieron sentir en Washington, D.C., al llegar desde todas partes del país, a la propia toma de posesión del nuevo presidente Barack Obama, con un mensaje certero: aquí estamos presentes, queremos la reforma.

El movimiento por la reforma cobró fuerza apenas se definieron los resultados de las elecciones. Las organizaciones revisaron sus acciones, sus errores y sus aciertos, entre éstos la masiva cantidad de inmigrantes y especialmente latinos que dieron voto castigo al Partido Republicano que con tanta potencia luchó para negar la aprobación de una ley más abarcadora y realista, mientras empujó proyectos agresivos y limitantes que en nada resuelven la problemática.

El 2 de febrero salía una caravana desde San Diego, California, denominada Angeles de la Frontera para recorrer por todo el Sur del país hasta llegar a Washington, D.C., para luego retornar el 20 de febrero. En Florida esperan estar el 6 de febrero, en Homestead, para luego subir a Immokalee, Plant City y Jacksonville. "Juntos vamos a construir la pelea por una reforma migratoria justa y humana", expresa un comunicado del grupo, con sede en San Diego, que desea parar las muertes innecesarias en la frontera con México (www.borderangels.org - T + 1- 619 269-7865) y aboga por una legislación que respete los derechos humanos. Las consignas de la "Marcha Migrante IV" como la denominan son: "Marchamos, votamos y ahora es tiempo para D.C. de responder", "No más redadas", "Paren la construcción de muros", "Sí se puede".

El reloj avanza
Respect Respeto, otra entidad pro derechos humanos con sede en Phoenix, Arizona, también dio un paso al frente con un mensaje para el presidente Obama durante los primeros 100 días de su presidencia: El Reloj avanza. El 20 de enero, puso en marcha "el Reloj Mantener la Promesa" (Keep the Promise Clock), que cuenta los días hasta que el Presidente ponga en práctica las necesitadas políticas de reforma inmigratoria prometidas a la comunidad hispana durante toda su campaña. El reloj, que puede verse en www.respectrespeto.org, lleva la cuenta de cada minuto que pasa desde la toma de posesión del presidente Obama hasta que el país apruebe la legislación de reforma. "El voto hispano fue importante para la victoria del presidente Obama", afirma Lydia Guzmán, directora ejecutiva de Respect Respeto. "La reforma inmigratoria tiene que ser una prioridad en los primeros 100 días del presidente Obama". Esta líder comunitaria dice que durante su campaña, Obama apoyó medidas para remediar la inoperante burocracia inmigratoria aumentando la cantidad de inmigrantes legales para mantener unidas a las familias y satisfacer la demanda de empleos que los empleadores no pueden llenar. Además, respaldó un sistema que permita a los inmigrantes indocumentados salir de las sombras y adquirir estatus legal. Como gran parte de la economía depende de la mano de obra, debería incluir la reforma inmigratoria como parte de sus propuestas de estímulo. Se necesitarán miles de trabajadores para ayudar a reconstruir la infraestructura de la nación, y la reforma inmigratoria amplia permitirá disponer de una fuerza de trabajo que satisfaga esas necesidades, explica esta organización. "El Presidente tiene que saber que no consideramos vanas a estas promesas", dice Guzmán. "No hay excusas para que no lleve a cabo el cambio que necesitamos. Tiene los votos en el Congreso para lograr la aprobación de la reforma inmigratoria. El Reloj Mantener la Promesa le exigirá a él y al Partido Demócrata que cumplan sus promesas". .

Desde San Antonio, Texas, el William C. Velásquez Institute publicó su "White Paper on Immigration Legalization. Sin ánimo de lucro, esta entidad busca aumentar la participación política y económica de los latinos y otras comunidades poco representadas. Este Reporte sobre la Legalización de la Inmigración apunta a la imperativa necesidad de hacer justicia a los inmigrantes como parte del paquete de estímulo económico, que al cierre de esta edición había sido aprobado por la Cámara de Representantes y pasaba para discusión en el Senado.

TEl estudio enfatiza que "la legalización de los trabajadores indocumentados es ahora una necesidad económica, tanto como un imperativo moral y de derechos civiles. La legalización incrementa los ingresos a corto plazo, consumo relacionado con la creación de nuevos empleos y ganancias netas de impuestos en los sectores de bajos salarios del mercado de trabajo, al tiempo que establece un basamento a largo plazo para expandir la clase media y una recuperación económica más sustentable. La experiencia bajo la ley de reforma y Control de Inmigración de 1986 [IRCA - Immigration Reform and Control Act] instruye mucho sobre esto, al producirse tanto ganancias con los salarios como con el consumo y el incremento en la colecta de impuestos al ingreso en el medio de una recesión a finales de los '80 y principios de los '90, así como décadas de altas tasas en la educación, inversión en hogares y pequeños negocios hechas por las familias recién legalizadas. Si el Congreso y el presidente Obama legalizan a los actuales 10 a 12 millones de personas indocumentadas en Estados Unidos, un estímulo económico de $30 a $36 miles de millones en ingreso personal, 750.000 a 900.000 nuevos empleos y $4.5 a $5.4 miles de millones netos resultarán en impuestos al ingreso".
Para leer todo el reporte (en inglés) vaya a:
www.wcvi.org/intermestic_initiatives/FinalWCVIWhitePaper
Legalization.pdf.


El movimiento anti-inmigrante también vuelve a cobrar impulso con la reciente publicación de un estudio del Center for Immigration Studies (Centro de Estudios de Inmigración) titulado "Latino Vote in 2008: Part of a Broader Electoral Movement" (El Voto Latino en 2008: parte de un Movimiento Electoral más Amplio"), que asegura que el tema migratorio y los votantes latinos no tuvieron real importancia en los resultados de las elecciones presidenciales de 2008, según explica America's Voice, una joven fundación sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., que lleva adelante una campaña de comunicación nacional para lograr una reforma migratoria con sentido común. Sus herramientas: movilización de votantes inmigrantes, aumento de la defensa y mediación en las políticas, investigación, movilización comunitaria de base, comunicaciones al estilo campaña con capacidad para rápidas respuestas.

"El nuevo reporte es parte de un esfuerzo más grande entre los grupos anti-inmigrantes para rescribir la historia para que encaje con sus puntos de vista extremistas del mundo y prevenir al partido Republicano de aprender las lecciones de las elecciones de noviembre de 2008", expresa America's Voice.

Propuestas

PEl Florida Immigrant Advocacy Center, organismo con sede en Miami y defensor de los derechos de los inmigrantes que junto a CODI y otras agencies floridanas viajaron en un autobús a Washington, D.C. para la toma de mando del Presidente y pedir la reforma, ya ha sometido sus sugerencias a la nueva administración. Entre éstas destacan la necesidad de presionar al Congreso para que apruebe rápidamente reformas que ya tienen amplio apoyo como el Dream Act y el proyecto de ley AgJOBS, ya que ambos legalizan a inmigrantes que prometen invertir sus talentos y mantener sus trabajos en Estados Unidos. El Dream Act proveería un camino a un estatus legal a los jóvenes que van al colegio universitario o sirvan en las Fuerzas Armadas, mientras que el AgJobs daría los trabajadores legales que tanto necesitan los agricultores de Estados Unidos para poder cultivar aquí. Asimismo aprobar una reforma migratoria comprehensiva, pues la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo en que no es posible deportar a unos 12 millones de personas que están en el país. Las reformas deben apuntar, indica FIAC, a sacar de las sombras a los inmigrantes, permitirles trabajar y pagar sus impuestos. "Esto solo ya fortalecería la economía y la seguridad nacional". Aboga también por un sistema flexible que conecta el tipo de niveles de visas con las demandas de la nación, lo que igualmente mejoraría la economía.

Por su parte, la American Immigration Lawyers Association (AILA), en Washington, D.C., también fijó posición a finales de enero: "En los últimos días de la pasada Administración docenas de nuevas regulaciones, políticas y decisiones fueron develadas y únicamente exacerbarán la actual crisis migratoria. La administración de Obama urgentemente necesita hacer una revisión de abajo a arriba de las políticas del Departamento de Seguridad Interna y desarrollar rápidamente una nueva dirección estratégica que restaure la integridad de nuestro sistema migratorio, asegure que los derechos básicos sean respetados y que promueva la transparencia y la responsabilidad", declaró Charles H. Kuck, Presidente de la AILA.

Debido a que se inicia una nueva ronda de asamblea en el Congreso (proceso que ocurre cada dos años) y en enero de 2009 se estrenaba la sesión legislativa 111, todos los proyectos de ley deben ser introducidos nuevamente de cero, como por primera vez.

Al cierre de esta edición 42 proyectos de ley ya habían sido introducidos en el Congreso, y en su mayoría con provisiones sobre medidas de seguridad más estrictas, aumento de multas a quienes contraten a ilegales, quitarle responsabilidad o apoyar más a los gobiernos estatales y municipales en el cumplimiento de las leyes de inmigración, reforma del cuerpo principal de leyes, entre otros.

Para su fácil consulta en inglés, vaya a la Biblioteca del Congreso (Library of Congress), en su versión electrónica Thomas, que puede consultarse en http://thomas.loc.gov. Allí podrá poner la palabra immigration y saldrán los bills, sus nombres y los congresistas que los sometieron, así como sus patrocinadores (cosponsors) para tener una idea del apoyo que cada uno tiene y su posibilidad de discusión y votación.

Lo más importante es estar alerta con los proyectos que se sometan, participar en las actividades cívicas locales, ponerse en contacto con los legisladores mediante cartas, emails y llamadas telefónicas para poder agrupar la fuerza de apoyo que necesita la reforma y logre así resurgir de sus cenizas, llenarse de vida y recibir finalmente la firma del Presidente.

Foto: Kala Moiré

Feb 2009







Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.